wrapper

Jaime Flores Martínez
Desacato
Desafiante de las leyes que debería aplicar, el Juez Segundo de lo Familiar en Tijuana Gustavo Adolfo Villarespe Muñoz pudiera perder su encargo e incluso ser encarcelado.


¡A Villarespe le vale verdura la situación de las familias cuyas demandas cayeron en sus garras!
¿Alguna piernuda entre ellas?
Ya en muchas ocasiones Cicuta ha revelado las incontables decisiones torcidas del Juez Villarespe.
Este hombre se siente intocable porque asegura que gestionó un millón de dólares para la campaña proselitista de actual gobernador del Estado Francisco Vega de Lamadrid.
Villarespe se orina de la risa al saber que Cicuta responsabiliza al actual presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado Salvador Ortiz Morales.
El juez Villarespe se revuelca de la risa al suponer que Ortiz Morales podría cesarlo.
¡Primero truena Ortiz! Cacarea Villarespe.
Y es que el Consejo de la Judicatura ha retrasado la decisión de reunirse para ventilar las montañas de quejas sobre el juez Villarespe.
Quienes decidirían su futuro son tres magistrados, entre ellos precisamente el presidente del Tribunal Superior de Justicia.
Por alguna poderosa razón, los integrantes del Consejo de la Judicatura no han querido abordar el tema.
Quizá ellos saben que durante el último año, Villarespe ha ignorado 2 resoluciones emitidas por el juez Segundo de Distrito en Tijuana.
El juez federal encontró que Villarespe otorgó erróneamente la patria potestad a la joven que —al parecer— no cumple con los requisitos que exige la ley.
La legislación marca que la patria potestad obliga a dar al menor una vida digna.
Así los demandantes comprobaron que el juez Villarespe se derrumbó ante los encantos de Kaila (la madre del menor) a quien extendió una orden para que (el 26 de julio del 2016) la Policía sacara al niño de la casa paterna para entregárselo a Kaila.
Aunque el padre del menor demostró que su hijo tenía todos los satisfactores a su lado, el juez Villarespe resolvió otorgar la patria potestad a partir de relamerse los bigotes al ver las piernas de Kaila.
Los familiares del padre del niño ya lograron que en un par de ocasiones el juez primero de distrito en materia de amparo de juicios federales Miguel León Bio, revocara la decisión de Villarespe, aunque a éste último, esas órdenes le han venido guangas.
Al ignorar las órdenes del juez federal, el señor Villarespe sabe que el desacato es un delito que puede llevarlo a la cárcel.
Como si esto no fuera suficiente, a finales del 2016 el abogado de la familia paterna presentó una denuncia penal contra Villarespe por el delito de abuso de autoridad y lo que resulte.
Apenas la semana pasada Cicuta charló con el abogado, aunque este aseguró que la denuncia contra Villarespe simplemente no ha procedido.
El columnista conoció que Villarespe presume una estrecha relación con el influyente abogado tijuanense Guillermo Ruiz, popularmente conocido como “el Titi”.
Villarespe cacarea que este último le garantiza “impunidad” porque está agarrado con personajes de muy alto nivel.
En resumen, Gustavo Adolfo Villarespe parece ignorar que camina al borde del precipicio porque se siente intocable.
Si el juez federal decide aplicar la ley, Villarespe puede ser detenido y encarcelado.
En caso de que esto suceda, será interesante ver la cara de los integrantes del Consejo de la Judicatura (léase él o presidente del Tribunal Salvador Ortiz Morales) y de la procuradora de justicia de Baja California Perla del Socorro Ibarra.
Positivo
Qué bueno que el Consejo electoral de Juchitán, Oaxaca, canceló el registro de 17 candidatos que se registraron como transexuales ¡para cumplir con la cuota de género!
En otras palabras, la autoridad electoral descubrió que 17 hombres decidieron registrarse como mujeres para ocupar los puestos de elección popular que estarán en juego.
Tan atractivo es convertirse en servidor público, que esta cantidad de hombres decidieron poner en duda su virilidad, aunque justo a tiempo la autoridad electoral en aquella entidad descubrió su treta.
Cicuta.com.mx Twitter: @cicutabc Facebook: cicuta