wrapper

Tijuana.- Los hechos violentos que en los últimos dos años se han vivido en la ciudad de Tijuana no solo han arrebatado la vida a más de dos mil personas entre los años 2017 y 2018, sino que, entre las víctimas, se encuentran niños y jóvenes que vieron truncada su vida sin siquiera llegar a la mayoría de edad.

Hasta la fecha se han registrado 70 homicidios dolosos, en los que las víctimas fueron menores de edad de entre cero y 17 años, de los cuales 52 fueron asesinados con un arma de fuego.

Los datos que brindó la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) en Baja California detallaron que, del total de muertes violentas en menores de edad, durante 2017 se registraron 46 casos, de los cuales 31 fueron provocados con un arma de fuego, mientras que, en el presente año, la cantidad ya alcanzó los 24 homicidios de menores de edad, de los cuales 21 fueron con arma de fuego. Con respecto a las muertes restantes, entre sus causales se encuentran los golpes contusos y las lesiones hechas con arma punzocortante.

En el caso de los lesionados, la dependencia señaló que manejan una estadística general en la que están incluidos menores y mayores de edad con lesiones hechas con arma de fuego u otra arma siendo estos de manera dolosa y culposa; sin embargo, el Hospital Genera, compartió que, al menos durante lo que va de 2018, han recibido tres casos, de los cuales uno perdió la vida, y, en 2017, se atendieron a cuatro menores, de los cuales ninguno falleció.

Entre los casos más recientes se encuentra el registrado durante la tarde del jueves, cuando un pequeño de nombre Emmanuel N, de 3 años, fue lesionado con un arma de fuego en la pierna izquierda, mientras que un adulto fue asesinado cuando se encontraban afuera de la tienda de abarrotes “Lupita” en la colonia El Chamizal.

El pequeño fue trasladado a un hospital de la ciudad para que fuera atendido; reportaron su estado de salud como estable.

Sin embargo, no todos tienen la misma suerte que el pequeño Emmanuel; algunos otros han muerto en los brazos de sus padres, como el caso de la pequeña Bianca, de apenas tres años, la más reciente víctima mortal de los ataques armados que diariamente se llevan a cabo en la ciudad.

Los hechos se dieron la en mañana del pasado 24 de mayo, cuando un hombre apodado “El Chon” ingresó al domicilio ubicado en la calle David de León de la colonia Lomas del Rubí y con arma en mano disparó en repetidas ocasiones contra el padre de la menor, Ricardo N de 31 años, pero, los impactos de bala alcanzaron a la pequeña, quien recibió un disparo en la cabeza y otro más en el brazo.

A pesar de que fue trasladada para que recibiera atención médica, un par de horas más tarde fue declarada muerta en la instalaciones del Hospital General de Tijuan; su padre, quien era el blanco de este ataque, logró sobrevivir.

Otro caso similar ocurrió previamente, durante la tarde del 14 de abril, en la calle Vías de Monterrey de la colonia Sub Metrópoli 2000. En ese ataque se contaron dos víctimas, Fernanda N de cuatro años, y su padrastro Aarón de 25 años.

En el ataque la pequeña se encontraba en brazos de su madre cuando los agresores ingresaron al domicilio y dispararon a diestra y siniestra sin importarles que la pequeña fuera lesionada.

En ambos casos, el subprocurador de la zona Tijuana en la PGJE, Jorge Álvarez, informó que las víctimas colaterales fueron el resultado de ataques que iban dirigidos a los padres de ambas niñas. Uno de ellos, el padre de Bianca, con antecedentes por robo de vehículos, mientras que al padrastro de Fernanda, se le encontraron dosis de cristal entre sus pertenencias al momento del levantamiento del cuerpo.

Last modified on Saturday, 09 June 2018