wrapper

¿Ruptura o continuidad?
Por: Filo-Sofo
Esa es la encrucijada en esta coyuntura política, el único candidato con un proyecto alterno de país es sin duda Andrés Manuel López Obrador. Es el que puede cambiar el rumbo en nuestro país. Han sido 36 años de expoliar al pueblo con políticas económicas neoliberales, apoyando por demás a los empresarios rapaces y a las empresas extranjeras. Ese nacionalismo que caracterizó a nuestro país desde la época de Lázaro Cárdenas y que culmina en el sexenio de José López Portillo murió y hoy al parecer esta por renacer.


Son muy claras las posturas de los cuatro candidatos a dirigir los destinos de nuestro país, sin embargo, son dos posiciones encontradas que no debieran verse como antípodas sino como complementarias. Si bien vivimos en una economía capitalista, sistema que se dedica a acumular riqueza sin importar otra cosa que el dinero, desdeñando todo lo que tiene que ver con el ser humano y la justicia social o bien común. Está bien que ello ocurra, pero también es necesario un capitalismo más humano.
Lo que debieran preguntarse los políticos es en qué han fallado, ya que en la actualidad nos han dejado como resultado un incremento magro de la economía, una educación de muy baja calidad, una de las peores del mundo, un sistema de salud donde no hay suficientes medicamentos ni toda la infraestructura que se necesita. También nos están dejando un país, desmoralizado, agraviado por tanto abuso y corrupción, de una generación de rateros, de una pandilla que no se llena, ni se conforma con lo robado.
Aparecen hoy en día dos corrientes del pensamiento económico, una economía de estado o una de mercado. El estado como rector de la economía debe reconocer al mercado y la inversión como necesarias e insustituibles, pero también el bienestar de la sociedad debe estar como un objetivo final en una economía capitalista emergente.
No se trata de revivir la vieja práctica de la lucha de clases, entre explotados y explotador como factores de producción, tan importante es uno como el otro. Se trata de crear condiciones para que tanto empresarios como trabajadores obtengan su máximo beneficio en aras de un México mejor.
La inseguridad, las ejecuciones en pleno día, robos, asaltos, suceden todos los días, mientras que Enrique Peña Nieto cuentas los días y horas en que habrá de entregar el poder a su sucesor. Es tanta la prisa por entregar la banda presidencial que se ha desentendido de poner orden en el país. Mientras reflexiona y reconoce que así somos los mexicanos y que la corrupción es parte de la cultura de los mexicanos.
Por ello, el cambio en el país, debe ser terso, civilizado, por la vía pacífica, se debe evitar la ruptura violenta, AMLO ha declarado que se dispone a hacer historia junto a la sociedad de nuestro tiempo, al encabezar la cuarta transformación de México. El país ha transitado por tres etapas históricas: la Independencia, la Reforma y la Revolución.
En el marco de esta futura transformación AMLO representa en estos momentos el cambio, la ruptura del paradigma actual en contra de los entreguistas y empobrecedores del pueblo; el candidato de la ruptura con un proyecto de nación que pretende terminar con la corrupción y la impunidad y hacer justicia a los que menos tienen. Se han creado grandes expectativas, esperamos y no nos falle, no vaya a sucederle como a FOX que llegó al gobierno con el apoyo de la mayoría del pueblo mexicano, sin embargo, nada cambió, se entregó a la “mafia del poder” y al final cayó en lo que el mismo criticó durante su campaña.

More in this category: « Cicuta Cicuta »