wrapper

La Administración para el Control de Drogas​ estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), incluyó este miércoles a Jesús Alfredo Guzmán Salazar, alias “Alfredillo” -hijo del capo sinaloense Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, “El Chapo”-, en su lista de los 10 fugitivos más buscados, en la que también se encuentran Rafael Caro Quintero e Ismael Zambada García, “El Mayo”, fundadores y líderes del Cártel de Sinaloa, así como Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, jefe del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

 

La agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos indica que al “Alfredillo” se le busca “por las siguientes presuntas violaciones federales: Conspiración para poseer con intención de distribuir sustancia controlada; Intento / Conspiración controlada Sustancia-Importación / Exportación con la intención de distribuir”.

 

Según la ficha de la DEA, el hijo de “El Chapo” nació en 1983, por lo que tendría 35 años de edad, y su número en el Centro Nacional de Información sobre Delitos estadounidense (NCIC, por sus siglas en inglés) -la base de datos central de los Estados Unidos para rastrear información relacionada con actividad criminal- es W680018955, con jurisdicción en el Distrito Norte de Illinois.

 

“El fugitivo puede estar armado y ser peligroso. No intente aprehender a este individuo. Llame al Cuerpo de Alguaciles de los EE.UU. [US Marshals, en inglés] Las 24 horas al 1-877-WANTED2 (1-877-926-8332)”, abunda la ficha que está publicada en la página web de la DEA: https://www.dea.gov/fugitives/jesus-alfredo-guzman-salazar

 

“El Alfredillo” fue privado de su libertad junto a su hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar, alias “El Chapito”, por un grupo armado, la madrugada del lunes 15 de agosto del 2016, en un restaurante llamado “La Leche”, ubicado en Puerto Vallarta, Jalisco. Sin embargo, luego fueron liberados gracias a la supuesta intervención de “El Mayo”.

 

Jesús Alfredo Guzmán Salazar es uno de los cuatro hijos que “El Chapo” tuvo con Alejandrina María Salazar Hernández, primera esposa del capo. Nunca ha sido detenido en México, aunque las autoridades lo consideran “uno de los principales dirigentes” del Cártel de Sinaloa y la Fiscalía Federal del Distrito Norte de Illinois lo reclama por traficar con “enormes cantidades de metanfetamina, cocaína, heroína y marihuana”.

 

“El Alfredillo” está coacusado junto con su padre; con “El Mayo” Zambada; con Vicente Zambada Niebla; y al menos 10 personas más, de conspirar para importar, exportar y distribuir droga en cuando menos ocho estados de EE.UU: California, Illinois, Michigan, Ohio, Nueva York, Washington, Wisconsin y Massachusetts.

 

Según la última actualización de la acusación criminal en su contra, fechada en abril de 2015, la participación de “El Alfredillo” se extendía a tráfico de armas y sobornos a funcionarios públicos, además de actos de intimidación y amenazas contra servidores públicos, así como de miembros de cárteles rivales.

 

En la narración del encuentro de Sean Penn y Kate del Castillo con el capo sinaloense -ahora preso en Estados Unidos-, Jesús Alfredo Guzmán Salazar fue quien supuestamente fotografió el momento en que el actor de Hollywood dio la mano a su padre.

 

“No es hasta que subimos a uno de los dos aviones que me doy cuenta que nuestro piloto es Alfredo Guzmán, el hijo de El Chapo […] es guapo, delgado y muy bien vestido, con un reloj de pulsera que debe valer más que el dinero almacenado en los bancos centrales de la mayoría de los países”, relató Sean Penn en la revista Rolling Stone.

La Administración para el Control de Drogas​ estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), incluyó este miércoles a Jesús Alfredo Guzmán Salazar, alias “Alfredillo” -hijo del capo sinaloense Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, “El Chapo”-, en su lista de los 10 fugitivos más buscados, en la que también se encuentran Rafael Caro Quintero e Ismael Zambada García, “El Mayo”, fundadores y líderes del Cártel de Sinaloa, así como Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, jefe del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

La agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos indica que al “Alfredillo” se le busca “por las siguientes presuntas violaciones federales: Conspiración para poseer con intención de distribuir sustancia controlada; Intento / Conspiración controlada Sustancia-Importación / Exportación con la intención de distribuir”.

Según la ficha de la DEA, el hijo de “El Chapo” nació en 1983, por lo que tendría 35 años de edad, y su número en el Centro Nacional de Información sobre Delitos estadounidense (NCIC, por sus siglas en inglés) -la base de datos central de los Estados Unidos para rastrear información relacionada con actividad criminal- es W680018955, con jurisdicción en el Distrito Norte de Illinois.

“El fugitivo puede estar armado y ser peligroso. No intente aprehender a este individuo. Llame al Cuerpo de Alguaciles de los EE.UU. [US Marshals, en inglés] Las 24 horas al 1-877-WANTED2 (1-877-926-8332)”, abunda la ficha que está publicada en la página web de la DEA: https://www.dea.gov/fugitives/jesus-alfredo-guzman-salazar

“El Alfredillo” fue privado de su libertad junto a su hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar, alias “El Chapito”, por un grupo armado, la madrugada del lunes 15 de agosto del 2016, en un restaurante llamado “La Leche”, ubicado en Puerto Vallarta, Jalisco. Sin embargo, luego fueron liberados gracias a la supuesta intervención de “El Mayo”.

Jesús Alfredo Guzmán Salazar es uno de los cuatro hijos que “El Chapo” tuvo con Alejandrina María Salazar Hernández, primera esposa del capo. Nunca ha sido detenido en México, aunque las autoridades lo consideran “uno de los principales dirigentes” del Cártel de Sinaloa y la Fiscalía Federal del Distrito Norte de Illinois lo reclama por traficar con “enormes cantidades de metanfetamina, cocaína, heroína y marihuana”.

“El Alfredillo” está coacusado junto con su padre; con “El Mayo” Zambada; con Vicente Zambada Niebla; y al menos 10 personas más, de conspirar para importar, exportar y distribuir droga en cuando menos ocho estados de EE.UU: California, Illinois, Michigan, Ohio, Nueva York, Washington, Wisconsin y Massachusetts.

Según la última actualización de la acusación criminal en su contra, fechada en abril de 2015, la participación de “El Alfredillo” se extendía a tráfico de armas y sobornos a funcionarios públicos, además de actos de intimidación y amenazas contra servidores públicos, así como de miembros de cárteles rivales.

En la narración del encuentro de Sean Penn y Kate del Castillo con el capo sinaloense -ahora preso en Estados Unidos-, Jesús Alfredo Guzmán Salazar fue quien supuestamente fotografió el momento en que el actor de Hollywood dio la mano a su padre.

“No es hasta que subimos a uno de los dos aviones que me doy cuenta que nuestro piloto es Alfredo Guzmán, el hijo de El Chapo […] es guapo, delgado y muy bien vestido, con un reloj de pulsera que debe valer más que el dinero almacenado en los bancos centrales de la mayoría de los países”, relató Sean Penn en la revista Rolling Stone.