wrapper

  • * Muy grave lo del Semefo
  •  * Compromiso incumplido
  •  * Corrupción en Sindicatura
  •  * Denuncias ante Congreso 
  • * Canaco, errónea campaña 
 Enrique Méndez/Bibi Gutiérrez 
 
La desatención al grave problema de un nauseabundo edificio del Servicio Médico Forense en Tijuana tiene como explicación, que el Tribunal de Justicia de Baja California, no ha puesto la atención requerida, o bien que el presupuesto necesario para dar la urgente solución, sencillamente se atora en algún absurdo trámite burocrático.
 
Por  lo pronto, está quedando mal JUAN SALVADOR ORTÍZ, quien como presidente del Poder Judicial del Estado, tiene la obligación de resolver la crisis que afronta el Forense local,
 
Sin embargo, la fluidez del dinero para afrontar la dificultad en que se encuentran, personal administrativo, médicos y público en general, es un tema que pudiera estar en el escritorio del doctor BLADIMIDO HERNÁNADEZ, secretario de Finanzas de la entidad.
 
Es sabido que el gobierno federal ya tiene conocimiento del problema de salud que significa un edificio público que funcione en las condiciones insalubres en que se encuentra.  
 
Tal vez sea necesario que el gobernador FRANCISCO VEGA, acuda al lugar en el que contra toda normatividad establecida, se depositan, semanalmente, decenas de cadáveres producto de la guerra que el crimen organizado registra en Baja California.
 
 
 
UNA PÉSIMA SINDICATURA
 
La extrema corrupción que se practica en algunas dependencias del XXII Ayuntamiento, es solapada por la inepta sindica ANA MARCELA GUZMÁN VALVERDE, que en vez de aplicar la ley, se dedica a justificar mediante conferencias de prensa, que se vienen haciendo investigaciones para proceder.
 
Lo aberrante de la postura de esta inmoral empleada de gobierno, es que el gobierno del que forma parte, lleva más de un año inmerso en acusaciones de corrupción y negocios ilícitos, en el que el alcalde JUAN MANUEL GASTÉLUM, es el principal protagonista.
 
Pero hay otros funcionarios, como el secretario de Seguridad, MARCO SOTOMAYOR, el ex secretario de Gobierno RAÚL FELIPE LUEVANO, el de Administración Urbana, ALEJANDRO LOMELÍN y otros que son señalados de incurrir en actos ilegales, sin  embargo el ente encargado de buscar corrección a estos señalamientos, parece que anda en la luna, pero luna de miel.
 
Sin embargo, todas las bajezas que encubre Sindicatura Municipal de Tijuana, son pormenorizadamente asentadas por organismos civiles a fin de ejercer acciones penales en contra de los acusados.
 
Incluso, en las denuncias ante el Congreso del Estado que ahora preside el Mtro. RAÚL CASTAÑEDA POMPOSO, y la Procuraduría del Estado a cargo de la magistrada con licencia Mtra. PERLA IBARRA, los denunciantes de la corrupción en el Ayuntamiento de Tijuana, también acusan de varios delitos a la sindical local.
 
Como quien dice, la bolita de nieve sigue crece y crece.
 
 
 
LOS CRIMINALES
 
Quien seguramente pudo haber sido mejor alcalde que CARLOS BUSTAMANTE, y que actualmente preside de nuevo la Cámara de Comercio en Tijuana, MARIO ESCOBEDO, ahora sí que anda bien errado, con su campaña contra la delincuencia a través de anuncios espectaculares, que exponen fotos de ladroncillos, en vez de los rostros de los lides del crimen organizado que operan en la región.
 
Se desconoce con certeza de quién sería esa sesuda idea, pero definitivamente que no tiene sentido utilizar los gigantescos medios de publicidad, para decirle a la población quienes son los que atracan estaciones de gasolina, mini mercados o cometen robos a mano armada.
 
El uso de esa herramienta de denuncia, debe de utilizarse como en Ensenada, donde se exhibió al ex alcalde ENRIQUE PELAYO TORRES y demás funcionarios que saquearon las arcas municipales.
 
O bien, que los empresarios de la ciudad, expongan los nombres y fotos de los ladrones que desde el gobierno tienen en la miseria a miles de familias, o a los que se roban el dinero que debe aplicarse en obras de infraestructura en Baja California.  
 
Asimismo que tengan el valor civil de reclamar a cabecillas de los carteles de las drogas y jefes policíacos que en complicidad son responsables de las matanzas que diarios bañan de sangre las calles de las cinco ciudades de Baja California.
 
Ojala que no sea una campaña de disimulo, porque si en realidad la ciudadanía sabe quienes son los culpables de la inseguridad, entonces la pregunta es porque el empresariado no lo denuncia públicamente.
 
 
Tan…tan…