wrapper

Desde hace 11 años, Real Madrid no hilaba tres partidos sin gol, pero en su visita a Moscú, donde el portero Akinfeev había recibido 45 tantos en 46 partidos de Champions League, los merengues fueron incapaces de marcar y un garrafal error de Tony Kroos abrió el camino para el triunfo del CSKA por 1-0 en el Estadio Luzhniki, escenario de tan malos recuerdos para el futbol español.

Sin varios titulares, el conjunto madridista padeció más que nunca la ausencia de Cristiano Ronaldo, y no pudo salir de la mala racha que lo envuelve en La Liga y que amenaza con crecer tempranamente en la fase de grupos de la Champions League, ya que en cinco partidos solamente ha marcado tres goles.

Al minuto de juego, el alemán Kross cometió un yerro que le costó al Madrid el partido al intentar ceder atrás a Raphael Varane, pero dejó el balón a modo para que Vlasic marcara el gol que al final representó la victoria, que hizo recordar cómo la Selección Española quedó fuera del Mundial 2018 en este mismo escenario ante Rusia.

Sin gente como Isco, Marcelo, Ramos y Bale, el Real Madrid naufragó al ataque, mientras que Modric ingresó demasiado tarde para ejercer su peso específico en la cancha y tratar de al menos empatar el partido; el cuadro merengue sólo estrelló tres balones en los postes y además se lesionó Dani Carvajal.