wrapper

La edición LIII del Súper Tazón de la NFL será disputada por Patriotas de Nueva Inglaterra y Carneros de Los Ángeles.

El encuentro entre el campeón de la Conferencia Americana y el monarca de la Conferencia Nacional por el trofeo Vince Lombardi se llevará a cabo el domingo 3 de febrero en el Estadio Mercedes-Benz de Atlanta, Georgia.

Los Patriotas disputarán su tercer “Súper Domingo” de manera consecutiva, en busca de obtener el sexto título de la NFL en su historia, tras quedarse con las ediciones 2002, 2004, 2005, 2015 y 2017. Pero Carneros hará lo propio para agenciar su segundo anillo, luego de ganarlo en el año 2000.

Nueva Inglaterra llegó a esta instancia tras eliminar a Jefes de Kansas City 37-31 en tiempo extra en la final de la AFC, mientras que en ronda divisional despacharon a Cargadores de Los Ángeles.

Los “Pats” cuentan con la mejor dupla de entrenador y pasador en la historia de la NFL, con Bill Belichick y Tom Brady.

Juntos, Belichick de 66 años y Brady, de 41, han conseguido casi todo en la Liga, marcando una era que data de 2001, cuando sumaron su primer tituló en el Súper Tazón XXXVI, superando precisamente a Carneros 20-17 en ese entonces de San Luis.

Con Brady en los controles, los Patriotas tienen gran experiencia, ya que el veterano mariscal de campo sabe lo que es jugar un Súper Tazón, donde tiene marca de 5-3.

Cabe recordar que sus dos derrotas en “Súper Domingo”, se debieron a Gigantes de Nueva York y la tercera, ante los Águilas de Filadelfia.

A lo largo de la temporada regular, Nueva Inglaterra no fueron tan contundentes, incluso perdieron partidos ante rivales denominados débiles, finalizando con marca de 11-5, aunque ello les valió el liderato del Este.

Brady también fue inconsistente, de hecho no tuvo sus mejores números, ya que no pudo superar los 30 pases de anotación y sufrió once intercepciones, una cantidad alta para lo que está acostumbrado. Finalizó con 375 pases completos de 570, para 4 mil 355 yardas.

Durante la postemporada, Brady jugó al máximo, mostrando un gran nivel como en sus mejores años. Su línea ofensiva ha contribuido a su efectividad, al ser el único pasador sin derribar detrás de la línea en los pasados playoffs.

Ha apoyado su ataque en el corredor Sony Michel, quien superó las 100 yardas en los dos encuentros previos ante Cargadores, sumando 129 y tres anotaciones y frente a Jefes, totalizando 113 yardas y dos touchdowns. En temporada regular, Michel concluyó con 209 acarreos para 931 yardas y seis anotaciones.

Aunque no hay que descartar lo que puedan conseguir el receptor Julian Edelman, que tuvo 74 recepciones para 850 yardas y seis anotaciones, y el ala cerrada Rod Gronkowski quien no es ni la sombra de años anteriores, pero podría despertar en cualquier momento.

A la defensiva, Nueva Inglaterra mejoró en postemporada tras sufrir durante la campaña regular, siendo muy inconsistente. Jugadores como Kyle Van Noy, Trey Flowers, Devin McCourty y Stephon Gilmore, han tenido un repunte, desempeñándose con gran nivel.

Por su parte, los Carneros tuvieron un camino complicado para alcanzar el Súper Tazón LIII.

Tras ser el segundo mejor equipo de la NFC, con récord de 13-3, dejaron en el trayecto a Vaqueros de Dallas 30-22 en ronda divisional y a Santos de Nueva Orleans 26-23 en la final de Conferencia.

Dirigidos por Sean McVay, quien tiene apenas 33 años de edad, con lo que se convierte en el head coach más joven en la historia del Súper Tazón, los Carneros se enfrentarán al entrenador más longevo, Bill Belichick, quizá uno de los mejores estrategas en la historia de la NFL.

En la temporada regular, Los Ángeles tuvieron el segundo mejor ataque de toda la Liga, promediando 33 puntos por juego.