wrapper

Pudo pensarse que se trataba de torpeza gubernamental... hasta que se descubrió que la compra de millares de pequeños autómatas, presuntamente destinados a planteles de educación básica, fue a precio casi 5 veces mayor que al menudeo.

Es un caso más de corrupción, simulación y mala gestión de gobierno, de acuerdo con los primeros datos de la investigación realizada en Jalisco. Unos pequeños robots debían llegar a manos de los estudiantes de educación básica jaliscienses para que entraran en contacto con estas tecnologías de punta… y los robots llegaron a las aulas, pero sin que nadie avisara qué debía hacerse con ellos o cómo utilizarlos.

Esta semana el secretario de Educación de esa entidad, Juan Carlos Flores Miramontes (Movimiento Ciudadano) señaló que su antecesor (PRI) está involucrado y no sólo por un proyecto torpemente manejado, sino porque en el fondo la intención era comprar estos aparatos a sobreprecio.

El asunto se presentó entre 2016 y 2018, cuando las secretarías de Educación y de Administración compraron 4 mil 270 robots para planteles de preescolar, primaria y secundaria. Se calcula que se pagaron al doble de lo que cualquiera puede comprarlos en una tienda: de los 2 mil pesos que cuestan, se adquirieron a un costo unitario de 9 mil 946 pesos.

El subsecretario de Administración, Gerardo Rodríguez Jiménez, dijo que se trata de una Ered de corrupciónr similar a la que operó la venta de más de 800 plazas laborales para maestros, intendentes y personal administrativo en la Secretaría de Educación estatal.

Se presume que los proveedores son empresas fantasma, ya que el gobierno de Jalisco hizo una investigación y encontró vacíos los domicilios señalados en la contratación.

¿Qué nos hace presumir esto? que hay una red de corrupción en las compras relacionadas con robótica y la capacitación de la misma. Al principio compraron robots y después se fueron por la capacitación y ahí, al no ofrecer esta preparación es en donde surge el gran negocio¿, subrayó Rodríguez Jiménez.

Por dar asesoría en el uso de robots se cobraron 78 mil pesos por escuela, incluidos cinco autómatas para ese fin; sin embargo, la mitad de los planteles no recibió capacitación alguna y a los que se las dieron, solo les ponían un video de Youtube.

En teoría, se tuvieron que haber atendido a 1,733 escuelas en los tres años recientes, según los contratos. Llamamos a las escuelas y contactamos a 400 personas a manera de una muestra y detectamos que 50% refieren no haber recibido capacitación y solamente se les entregaron los robots, dijo el funcionario.

ROBOT GUARDADO. Alrededor del 20 por ciento de los robots comprados a sobreprecio no han abandonado sus empaques, se hallan guardados en bodegas de las escuelas ya que, al no haber recibido capacitación, los profesores no saben cómo utilizarlos en las aulas.

Incluso en la administración de Aristóteles Sandoval se habló de un programa de robótica exitoso, pero todo se trató de un mero espectáculo, según señala la actual administración a cargo del gobernador Enrique Alfaro.

Cuatro robots tienen más de un año en la bodega de la Secundaria 17 de Zapopan, en el área conurbada a Guadalajara. Aquí no hay nadie que sepa manejar los robots”, explicó el subdirector de la secundaria, Isaac Reyes Mendoza.

Los cuatro androides se encuentran todavía dentro de las cajas y las piezas están dentro de sus bolsas. Todo luce nuevecito. Los robots no han sido armados y cuentan con su instructivo, pero no hay algún docente o algún alumno que haya tocado estos aparatos.

ILos robots, como un programa bien intencionado, puede ser una necesidad real de este siglo y de esta nueva formación que requieren los jóvenes, pero lo real es que era un negocio”, dijo el subdirector de la 17, al agregar que luego se dotó a todas las escuelas de aulas interactivas y de autómatas, para justificar un gasto.

En efecto, en la Secundaria número 17 también hay 18 aulas interactivas, equipadas con pizarrón electrónico, una computadora portátil y un cañón electrónico, pero tras haber sido instaladas en el gobierno anterior, personal de la Secretaría de Educación tardó seis meses en capacitar a los docentes, por lo que el equipo estuvo sin usar durante ese lapso.