wrapper

La distribuidora rusa de ­Rocketman, película biográfica sobre Elton John, admitió este viernes haber cortado varias escenas de sexo homosexual y consumo de drogas protagonizadas por el actor Taron Egerton.


“Hemos introducido cambios en la película para que vaya en consonancia con la legislación rusa”, explicó un portavoz de la distribuidora Central Partnership a la agencia RIA Nóvosti.
El Moscow Times, que se edita en inglés, citó el viernes a un crítico de cine ruso que había visto la película en su estreno mundial en Cannes, tras asistir en el cine ­Oktiabr en Moscú al preestreno de la cinta, que será estrenada el 6 de junio, en el que dijo que desaparecieron casi cinco minutos del filme y calificó la decisión de “una cruel falta de aceptación del amor entre dos personas”.
Elton John y los creadores de Rocketman emitieron un comunicado después de que la prensa rusa informó que las escenas relacionadas con el sexo gay y el consumo de drogas habían sido eliminadas de una proyección en Rusia.
“Rechazamos en los términos más enérgicos posibles la decisión de complacer a las leyes locales y censurar a Rocketman para el mercado ruso. El hecho de que el distribuidor local haya editado ciertas escenas, negando a la audiencia la oportunidad de ver la película como fue creada, es un triste reflejo del mundo dividido en el que aún vivimos”, dijeron John y los cineastas.
Amnistía Internacional (AI) calificó en un comunicado de “censura homofóbica” el paso dado por la distribuidora, y le pide restaurar todas las escenas borradas del filme.
Entre las escenas destacan una de sexo con el actor Taron Egerton, que interpreta a John, y una fotografía durante los créditos finales en los que el cantante de “Goodbye yellow brick road” aparece con su esposo en la vida real, David Furnish, quien produjo el filme.
John, de 72 años, es un destacado activista de los derechos de los homosexuales. En 2015, el presidente Vladimir Putin dijo que estaría dispuesto a reunirse con el cantante después de las críticas del británico a una ley de 2013 que prohíbe la difusión de “propaganda gay” entre los jóvenes rusos. Aunque el británico dio un concierto en Moscú en mayo de 2016, el encuentro con Putin nunca se produjo.