wrapper

“Padrino, no pagues entre 5 mil y 40 mil varos por una prueba rápida del coronavirus en una clínica privada o en algún laboratorio, por una milanesa (mil pesos) llévate el kit, garantizado, está recién desempacado de China. No hay falla, en menos de dos horas y tal vez me la vuelo, pero sabrás si traes el bicho dentro y puedes atenderte a tiempo”, pregona uno de varios jóvenes que de manera discreta se acercan a los pocos transeúntes que salen de la estación Garibaldi del Metro y que toman rumbo hacia el barrio de Tepito.

José y Benjamín llegaron al barrio bravo pasadas las tres de la tarde con la intención de cambiar un par de tenis con un marchante del que ya son clientes. Al encontrar cerrada la estación del Metro Tepito de la Linea B, al entrar en vigor las nuevas disposiciones del gobierno capitalino de que 20% de las estaciones del Sistema de Transporte Colectivo, Metrobús y Tren Ligero cerrarían como refuerzo a la emergencia sanitaria, llegaron a la Estación Garibaldi y de ahí regresaron caminando sobre una de las aceras del Eje 1 Norte para llegar al mercado, donde los locales de venta de fayuca no descansan ni con esta pandemia.

Ambos jóvenes cuentan a Crónica que en su andar frente al Mercado de la Lagunilla un joven se acercó a ellos y les ofreció mariguana, chochos y coca en gramos, pero también les dijo que si querían un kit completo para una prueba rápida del COVID-19 se las conseguía y a buen precio.

“No te vas a arrepentir carnal, está recién descargada de China, es la que usaron en el pueblo donde inició este desmadre y al detectar a quienes les pegó el virus pues les dio por curarlos pronto”, dijo en su breve explicación el “vendedor”, quien portaba pantalón holgado de mezcilla negro, playera negra con un estampado de la Santa Muerte y una gorra color rojo con la leyenda Kansas City en color negro.

Un matrimonio que escuchó la oferta del joven por el test del coronavirus se mostró interesada y sin vacilar preguntó el costo y si era efectiva.

“Jefecita, es neta, es como si fuera una prueba de embarazo, con una gota de sangre y ya (serológicos). El estuche trae el medidor que marca si da positivo o no al virus, el líquido o reactivo como le dicen que se pone sobre una tira que se pone sobre el medidor y ahí le marca. Lo estoy ofreciendo en mil 500 pesos, pero para persignarme se la pongo en una milanesa, anímese porque esto va a volar y cuando lo busque lo va a encontrar más caro”, dijo de forma apurada el “vendedor”, quien de manera discreta mostró el supuesto kit detector del coronavirus.

“Y sólo hay de este tipo, como de embarazo”, preguntó otra señora que se acercó y que de manera tímida escuchó inicialmente la explicación del joven quien le hizo señas a otro adolescente a quien una vez que estuvo a un lado de los posibles compradores le preguntó ¿hay sólo pruebas rápidas de gota de sangre o hay de otras también?

Sin perder tiempo en responder, el recién llegado explicó: “De los otros, de los que se debe tomar una muestra de la nariz o de la boca (antigénicos) y que es cien por ciento más efectiva ahorita ya no hay, pero mañana llegan más, pero esos son más caros, están como en dos varos o dos 500, no se aún, pero si están más varas que en los laboratorios”.

“¿Pero si son efectivas esas pruebas?”, preguntó con insistente interés la mujer que dejó su timidez y comenzó a regatear sobre cuánto es lo menos por uno de los kits del COVID-19.

“Una milanesa es lo menos jefa, en verdad están más caros pero por apoyo al prójimo, porque yo también tengo familia es que se lo pongo a ese precio y mire, para que vea que no soy choro, ya que yo no le gano nada, ya le lleve uno a mi jefe que tiene harta tos y salió limpio en la prueba, o sea que tiene pura gripe, pero no este bicho. Anímese, no se va a arrepentir”.

Benjamín, uno de los dos jóvenes que primero fueron abordados por el “vendedor”, preguntó si el test es para varias pruebas o solo para una.

“Es para una sola carnalito, una vez que la usas ya se va a la basura y pues tienes que conseguir otra. Mira que ahorita apenas llegaron, pero conforme suba la demanda de esto van a estar más caras, eso sí, pero más varas que en clínicas privadas. Bueno, ni el gobierno las tiene y es que si no quieren gastar en medicinas mucho menos en esto que la prole necesita ahorita. Si te animas y te llevas más de tres te rebajo cien pesos por cada una”.

Después de casi 20 minutos no ver fructificar su venta, pese al interés de tres de los posibles compradores, el “vendedor” sin más, se apartó de ese pequeño grupo y abordó a otros peatones que también enfilaban hacia la zona de fayuca del barrio bravo, donde pese a la emergencia y a los reportes de aumento en el número de contagios, la vendimia e indiferencia ante esta pandemia pasan a segundo término.