wrapper


Tras su reencuentro,
la banda californiana Guns N Roses cerró el segundo día del Festival Coachella con un concierto de casi tres horas.
A Axl Rose, el vocalista del grupo, no le importó estar postrado (por una fractura de pie) en la silla-trono de Dave Grohl y desplegó mucha energía en el escenario principal del festival.


Fuegos artificiales e imágenes icónicas acompañaron la actuación de la banda conformada por Slash y Duff McKagan, que hizo cantar a los asistentes clásicos como “Don’t cry”, “November rain”, “Sweet child o’mine” y muchas más.
El escenario principal quedó igualmente prendido con la presencia de ICe Cube, quien puso eufóricos a los asistentes. Un desfile interminable de invitados (Dr. Dre, The Game y Kendrick Lamart, entre otros) que le dieron un toque especial a la noche. El rapero hizo un emotivo homenaje a Prince proyectando en las enormes pantallas una imagen del cantante.
Disclosure ya es uno de los favoritos de Coachella, de allí que resultaran infaltables en esta edición. Su música electrónica y el juego de luces en tres pantallas al fondo del escenario principal, tuvieron nuevamente gran aceptación del público.
El día también resultó muy colorido en todos los escenarios, con personas vestidos de plátanos, indios, vaqueros, bolas de espejos...
Este año, los escenarios de Coachella optaron por propuestas de música que ya son características del evento: Industrial-techno, alternativo, disco, rock y algunas cosas más, indescriptibles, que se escuchan en los espacios alternos junto a la rueda de la fortuna (un ingenio en el que se puede dar la vuelta de dos minutos por 7 dólares, toda una tradición aquí).
Sólo para este sábado, se dieron cita más de 60 mil personas.

Un festival sexy

Por el calor propio del desierto no es raro ver a mujeres, muy sexys, que se pasean por el festival luciendo tornados cuerpos en diminutos bikinis o atuendos extravagantes que dejan poco a la imaginación.
Revan Jebrail viene por primera vez al festival: “yo creo que hay muchas personas guapas y a la moda, por eso no dudé en traerme una maleta con varios atuendo para elegir qué me pondré cada día”.
Tampoco es raro ver a mujeres con algo extraído del último catálogo de algún diseñador reconocido. Para la cabeza, en los campamentos se encuentra el Beauty Center, donde los asistentes se pueden cortar el cabello o hacer un sofisticado peinado gratis antes de entrar al arte y música de Coachella.