wrapper

WASHINGTON – El día de hoy, la Oficina de Control de Bienes de Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ha incrementado la presión sobre importantes narcotraficantes mexicanos de heroína al designar individuos y empresas cercanas al nuevo liderazgo de la organización de narcotráfico Ruelas Torres. El Departamento del Tesoro ha impuesto

sanciones adicionales sobre ocho individuos mexicanos y ocho empresas mexicanas con vínculos a la organización criminal ubicada en Sinaloa, la cual ha sido liderada por Joel Efren Ruelas Ávila desde 2017 después de la muerte de su padre José Luis Ruelas Torres. Esta acción fue tomada en conformidad con la Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (Ley Kingpin). Como resultado de la acción, todos los bienes que estos individuos tengan bajo la jurisdicción de Estados Unidos quedan congelados, y a los estadounidenses se les prohíbe participar en transacciones con ellos.

“El uso de la heroína se ha vuelto una epidemia en Estados Unidos, impulsada por contrabandistas como Joel Efren Ruelas Ávila y su organización de narcotráfico que traspasan drogas mortales a través de nuestras fronteras del sur y buscan blanquear sus ganancias ilícitas para regresarlas a México,” expresó Sigal Mandelker, Subsecretaria del Tesoro para Terrorismo y Crímenes Financieros. “La OFAC, la DEA y el Departamento de Justicia continúan siguiéndole el rastro a los individuos y las empresas que se benefician de la venta de este veneno.”

La acción de la OFAC de hoy señala a los ciudadanos mexicanos María Monserrat Ávila Rocha, Patricia Lourdes Ruelas Ávila, José María Ruelas Ávila, Trinidad Ruelas Ávila, Raquel Rivera Guerrero, y Cruz Sánchez Medrano, todos familiares de Joel Efren Ruelas Ávila. También nombra a los ciudadanos mexicanos Pedro Sánchez Medrano y Reyna Isabel Rivera Sandoval, socios clave de la organización de narcotráfico Ruelas Torres. De las ocho empresas ocho designadas se incluyen cinco compañías agrícolas: Agrícola Ruelas S.P.R. de R.I., Alondra Produce, S.P.R. de R.I., Comercializadora Gael 4, S.A. de C.V., Dispersora Gael, S.A. de C.V., y Felixtapia S.C. de R.L. de C.V.; además de dos empresas constructoras: Constructora Joel, S.A. de C.V. y Constructora Vania, S.A. de C.V.; y un establecimiento de ropa, Cruzita Novedades. Todas las empresas designadas el día de hoy están ubicadas o registradas en el estado mexicano de Sinaloa. La OFAC, la División de la DEA en Denver, y las autoridades mexicanas trabajaron en estrecha colaboración para llevar a cabo esta acción.

La organización de narcotráfico Ruelas Torres ha estado involucrada en la fabricación y distribución de heroína desde Sinaloa, México, a los Estados Unidos por generaciones. La organización de narcotráfico Ruelas Torres actualmente está liderada por Joel Efren Ruelas Ávila, sus familiares cercanos brindan apoyo al narcotráfico a través de lavado de dinero y/o resguardando bienes a nombre dicha organización.

En 2015, la fiscalía de los Estados Unidos del Distrito de Colorado acusó al ciudadano mexicano José Luis Ruelas Torres y su hijo Joel Efren Ruelas Ávila de operar una empresa criminal, entre otros cargos relacionados con el narcotráfico y el lavado de dinero. La OFAC identificó al ciudadano mexicano José Luis Ruelas Torres y la organización de narcotráfico Ruelas Torres como importantes narcotraficantes extranjeros bajo la ley de Designación de Cabecillas Extranjeros en mayo de 2017. Las autoridades mexicanas detuvieron a José Luis Ruelas Torres en abril de 2017, y falleció en octubre de 2017 mientras esperaba su extradición a Estados Unidos. Su hijo Joel Efren Ruelas Ávila, quien también fue señalado por la OFAC en mayo de 2017, es el líder de la organización de narcotráfico Ruelas Torres y se encuentra fugitivo.

Desde junio del año 2000, más de 2 mil individuos y empresas han sido nombrados conforme a la Ley Kingpin por su participación en el tráfico internacional de narcóticos. Las penas por violaciones de la Ley de Kingpin fluctúan entre penas civiles de hasta 1,437,153 millones de dólares por cada violación y penas criminales más severas. El castigo para directivos de empresas puede ser de hasta 30 años de prisión y multas de hasta 5 millones de dólares. Las multas criminales para empresas pueden alcanzar 10 millones de dólares. Otros individuos pueden enfrentar hasta 10 años de prisión y multas conforme con el Título 18 del Código de Estados Unidos por violaciones criminales de la Ley Kingpin.