wrapper

Pocos minutos antes del mediodía (hora de Washington), Joe Biden tomó posesión como 46º presidente de Estados Unidos, ante las escalinatas del Capitolio, el mismo escenario que fue profanado y asaltado por hordas de seguidores del presidente saliente, Donald Trump, quien se negó a estar presente en la ceremonia, rompiendo así una tradición de más de 150 años.

A las 11.50 hora local, Biden comenzó el juramento con el que se compromete a "preservar, proteger y defender la Constitución de Estados Unidos".

"Así que Dios, ayúdame", exclamó Biden al término del juramento.

Biden juró el cargo sobre la misma Biblia que ha utilizado con ese fin durante toda su carrera política: un enorme tomo que es propiedad de su familia desde 1893 y que mide casi 13 centímetros de ancho (5 pulgadas).

El presidente electo se apoyó por última vez en esa Biblia para jurar en 2013 su segundo mandato como vicepresidente estadounidense, cargo que ejerció entre 2009 y 2017 con Barack Obama como presidente.

Obama presenció a pocos metros de distancia el juramento del que fuera su mano derecha en la Casa Blanca.

El juramento del cargo fue tomado por el juez John Roberts, presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos.

La investidura se celebra con un público reducido debido a los protocolos para evitar los contagios por covid-19, y un dispositivo de seguridad sin precedentes en la historia del país, con hasta 25 mil militares desplegados en Washington.

Momentos antes, Kamala Harris hizo este miércoles historia al jurar como vicepresidenta de Estados Unidos, convirtiéndose en la primera mujer, la primera afroamericana y la primera persona de origen asiático en llegar a este puesto en el país.

"Juro solemnemente que apoyaré y defenderé la Constitución de Estados Unidos contra todos los enemigos, extranjeros y domésticos; que mantendré una fe real en esto mismo", comenzó Harris, que juró con la ayuda de la jueza Sonia Sotomayor, la primera magistrada latina del Tribunal Supremo federal.