wrapper

Un hombre de Tijuana, Leopoldo Aguilera, de 57 año de edad, está acusado de lavar millones de dólares del narcotráfico como empleado de una sucursal de Wells Fargo en el condado de San Diego.

De acuerdo con una averiguación de la Oficina de Investigaciones Federales (FBI), Aguilera abrió 26 cuentas bancarias para una organización traficante de fentanilo.

De esas cuentas, el empleado que cruzaba la frontera a trabajar abrió once para las que utilizó información financiera inventada, como si se tratara de nuevos clientes.

A continuación, el empleado realizó unas 230 transferencias bancarias internacionales, de forma que alternaba el uso de las cuentas.

El FBI dice que desde esas cuantas, Aguilera realizó transferencias bancarias por más de siete millones 400 mil dólares.

Aparte, el acusado inventó números de pasaportes e identidades para transferir tres millones cien mil dólares a México.

Aguilera recibía pagos de cuatro mil dólares por las transferencias, de acuerdo siempre con la información del FBI.

Al momento de arrestar a Aguilera en su trabajo el pasado 2 de mayo, las autoridades incautaron 17 cuentas bancarias, cada una de ellas con por lo menos 160 mil dólares en efectivo.

Las transferencias se habían realizado a cuentas relacionadas con organizaciones de tráfico de fentanilo, según el FBI.

El caso fue investigado por la Fuerza de Tarea contra la Violencia Transfronteriza del FBI en San Diego y la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de California.

El banco Wells Fargo informó en un breve comunicado que fue el banco el que descubrió la actividad delictiva de aguilera y lo informó a las autoridades.

Aguilera enfrenta un solo cargo federal por fraude bancario, pero tiene una sanción de 30 años de prisión y una multa de un millón de dólares.


PIE.- Leopoldo Aguilera de Tijuana abrió docenas de cuentas bancarias como empleado de Wells Fargo para transferir con personalidades fincticias fondos del narcotráfico.