wrapper

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció hoy que existe una "monstruosa desigualdad" económica y social, por lo que ahora, desde abajo, entre todos y de manera pacífica, sin violencia, llevaremos a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública de México.

En la conmemoración del 157 aniversario de la Batalla de Puebla, explicó que eso significa desterrar la corrupción, terminar con la impunidad y los privilegios, pues "no puede haber gobierno rico con pueblo pobre".

En su mensaje, el mandatario federal hizo un recorrido histórico por lo que llama las tres primeras transformaciones del país: la independencia, la reforma y la revolución.

Recordó que José María Morelos y Pavón defendió la justicia "porque hasta la fecha, por desgracia, hay una moustruosa desigualdad económica y social, unos cuantos lo tienen todo y la mayoría carece hasta de lo más indispensable".

Dijo que Francisco I. Madero afimaba que el pueblo de México tiene hambre y sed de justicia, y "va a ser saciada su hambre y su sed en la Cuarta Transformación".

"Vamos a atender a todos, vamos a escuchar a todos, vamos a respetar a todos, pero le vamos a dar preferencia a la gente humilde. Por el bien de todos, primero los pobres", subrayó.

Dijo que su gobierno ya empezó con acciones como dar el doble de pensión a adultos mayores, es decir, dos mil 550 pesos, y se dará una suma igual a todas las niñas y niños con discapacidad.

Además, este año se entregarán alrededor de 10 millones de becas para estudiantes de escasos recursos económicos de primaria, secundaria y preparatoria, y aquellos que cursen una carrera universitaria o de nivel superior serán apoyados con dos mil 400 pesos mensuales para que terminen sus estudios.

Señaló que los pasados gobiernos nunca hicieron nada por los jóvenes desempleados y sólo los etiquetaron como "ninis", porque ni estudian ni trabajan, mientras que ahora van a ser contratados como aprendices y su administración les dará un sueldo de tres mil 600 pesos mensuales mientras se capacitan.

Añadió que resolverá los problemas en educación y salud, garantizará el derecho del pueblo a la atención médica y medicamentos gratuitos, mediante el Instituto de Salud para el Bienestar, "no eso que llaman Seguro Popular, que ni es seguro ni es popular".

Hizo el compromiso de que en una semana vendrá el director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Luis Antonio Ramírez Pineda, para que se termine el hospital que esta a punto de empezar a operar.

Anunció que se mantendrá el programa de apoyo a la frontera, con un precio bajo de gasolinas, similar al de Estados Unidos, el del gas y la energía eléctrica, así como la disminución de los impuestos sobre la renta (ISR) y al valor agregado (IVA).