wrapper

La presidencia de Joe Biden está a punto de empezar, y pocos mandatarios en la historia de Estados Unidos se han enfrentado a un primer mandato que prometa ser tan convulso como el del demócrata, después de una presidencia como la de Donald Trump, que ha sembrado el caos y la división como pocas veces antes se había visto en el país. Por ello, repasamos los grandes retos que enfrentará Biden en estos primeros años.

1- LA COVID-19 Y LA ECONOMÍA

Esta lista no podía empezar con otro tema que no sea la pandemia, que ha matado ya a casi 400 mil personas en Estados Unido y suma más de 23 millones de contagios detectados. Biden ha prometido revertir la catastrófica gestión de Trump, y este viernes prometió que en sus primeros 100 días corregirá también el “fracaso estrepitoso” del inicio del programa de vacunación.

Poner orden en el combate a la pandemia no solo es relevante desde el punto de vista sanitario, sino también en el económico. Para ello, Biden propuso el jueves un plan de estímulo económico de 1.9 billones de dólares para los primeros días de su mandato, con pagos directos a familia, más ayudas al desempleo y fondos para los estados.

2- LA DIVISIÓN POLÍTICA

El asalto al Capitolio del 6 de enero es una prueba de la polarización extrema que existe ahora mismo en EU, donde la derecha es cada vez más extrema y está más entregada al racismo y a las teorías conspiranoicas.

El demócrata ha llamado una y mil veces a la unidad, y ha prometido que el inicio de su mandato se centrará en pasar página de la era Trump, pero el republicano no se lo pone fácil, dejando a una base de seguidores fanatizados que se niegan a aceptar la victoria de Biden.

El mandatario electo deberá analizar bien si movimientos tácticos como el nuevo impeachment podrán ayudarle o no a lograr ese objetivo, que ahora mismo se antoja complicado. Especialmente, porque nadie parece tener una receta para desactivar el fanatismo a corto plazo.

3- EL TEMA RACIAL Y LA REFORMA POLICIAL

Lejos de solucionarse, en 2020 vimos como el racismo en EU ha empeorado, con el supremacismo blanco repudiando activamente al movimiento pro derechos civiles Black Lives Matter.

Biden deberá hacer algo más que vivir a la sombra de su rol como vicepresidente del primer presidente afroamericano de EU para mejorar la situación, y uno de los pasos más difíciles que debería dar es llevar a cabo la reforma policial que tantos afroamericanos reclaman.

El profundo racismo de la policía se traduce en una represión salvaje de manifestaciones de afroamericanos y una condescendencia y suavidad con los manifestantes blancos que vio el mundo entero en el asalto al Capitolio.

Y vista la resistencia a estos cambios de los republicanos, de buena parte de la sociedad e incluso del sector moderado demócrata al que Biden pertenece, esta es probablemente una de las asignaturas más difíciles para el nuevo presidente.

4- LA INMIGRACIÓN

Biden ha prometido restaurar el sistema de asilo en EU, desmantelado de facto por Trump, y la llegada del demócrata al poder regresará la tranquilidad a los soñadores, después de cuatro años en el que el gobierno ha tratado, de la forma más agresiva posible, de eliminar el DACA.

Sin embargo, Biden no debe conformarse con regresar las cosas a como estaban en 2016, porque si algo ha hecho el reto migratorio en estos años es aumentar. El nuevo presidente necesita llevar DACA más allá y ofrecer un camino realista para la ciudadanía de los dreamers, pero también ofrecer opciones sensatas de regularización para millones de indocumentados.

El problema, sin embargo, es que para llevar a cabo la amplia reforma migratoria que el país reclama a gritos, Biden deberá trabajar, sí o sí, con unos republicanos cada vez más escorados a la derecha. Obama no lo logró, y el demócrata deberá hacer gala de sus mejores habilidades negociadoras para hacer historia en materia migratoria.

5- EL CAMBIO CLIMÁTICO

No hay duda de que la llegada de Biden al poder supondrá un cambio rabiosamente necesario en el liderazgo climático de EU en el mundo: El demócrata ha prometido reincorporar al país a los Acuerdos de París, y probablemente veremos el regreso de regulaciones ambientales que Trump deshizo.

Pero esto es insuficiente, y Biden sigue rechazando las medidas drásticas y urgentes que propone el Green New Deal, que lideran jóvenes legisladoras como la mediática Alexandria Ocasio-Cortez, por lo que está por ver el verdadero compromiso del nuevo presidente con la lucha climática.

6- LA SANIDAD

Trump prometió desde el primer día echar a la basura el Obamacare, el ambicioso plan sanitario promulgado por el expresiente demócrata, pero cuatro años después sabemos que ni por asomo lo ha logrado. Sin embargo, que el sistema ideado por Obama se mantenga casi intacto en pie, no significa que la sanidad estadunidense haya mejorado realmente.

No es imprescindible para Biden opte por el sistema sanitario público obligatorio para todos, como proponen figuras como Bernie Sanders, pero el mandatario electo debe atender la urgente reforma sanitaria que necesita el país: Una encuesta del Pew Research Center de 2020 arrojó que el 36 por ciento de estadunidenses desea una sanidad totalmente pública, y un 63 por ciento cree que el gobierno federal debe hacerse responsable de la salud de la gente.