wrapper

La Fiscalía General de la República (FGR) menciona por primera vez, a manera de denuncia ante un juez, al expresidente de México, Enrique Peña Nieto y al exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, por su presunta participación en una trama de sobornos a exlegisladores para obtener la aprobación de la vigente Reforma Energética.

De acuerdo con versiones period+isticas, la imputación fue presentada por responsables de la FGR durante la audiencia inicial por el caso contra el exsenador del PAN, Jorge Luis Lavalle, a quien le fue dictada prisión preventiva, ante riesgo de fuga y al no contar con domicilio fijo; además que tiene acusaciones vigentes por haber recibido sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Las investigaciones parten tras la denuncia que el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya hizo en agosto pasado, y en donde involucra a diversos políticos de la pasada Legislatura en el Senado de la República y de la administración federal. Cabe destacar que, desde su extradición desde España, Emilio Lozoya se ha convertido en testigo protegido clave de las autoridades del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los fiscales del caso habrían detallado ante el juez de control, Marco Antonio Fuerte Tapia, que hubo asociación delictuosa entre funcionarios federales y legisladores en la trama del caso Odebrecht.
En las nuevas aportaciones del caso los funcionarios de la FGR señalan al expresidente Peña Nieto y a Videgaray como las personas que habrían ordenado que parte de ese dinero (de la trama de sobornos) se distribuyera a diversos legisladores para “allanar” el camino de reformas estructurales que se estaban buscando como la energética.