wrapper

El gobierno federal exhibió la fuerza de cientos de elementos del Ejército y la Guardia Nacional en su principal cruce de la frontera sur, entre el estado de Chiapas y Guatemala, en medio del creciente flujo migratorio. Sin precisar la cifra de elementos, en la ‘Ceremonia de presentación de los agrupamientos organizados, equipados y adiestrados para el rescate humanitario’ desfilaron en Tapachula cientos de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), la Guardia Nacional y las Fuerzas Armadas.

“Para garantizar la seguridad interior y apoyar a las autoridades civiles en caso de necesidades públicas, se cuenta con un despliegue militar permanente en esta frontera sur”, expresó el general Vicente Antonio Hernández, comandante de la 36ª Zona Militar en Tapachula.



El despliegue ocurre al cumplirse una semana del histórico cierre de la frontera sur que México realizó con el argumento de frenar los contagios de COVID-19. Pero también coincide con la víspera del arribo de las primeras 1,5 millones de un total de 2,7 millones de vacunas de AstraZeneca que Estados Unidos prestará a México tras una negociación entre los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden. “Nuestro país actuó de forma soberana e independiente al implementar su nueva política migratoria, que pone al centro la protección de los derechos humanos”, aseguró el general Hernández, encargado del fronterizo río Suchiate.