wrapper

Un excomandante de la extinta Policía Federal que entregó información, tanto a la agencia antidrogas estadounidense DEA como a cárteles mexicanos, se declaró culpable el martes de un cargo de conspirar para distribuir cocaína.

Iván Reyes Arzate, quien lideró la Unidad de Investigaciones Especiales de la Policía Federal, llamada Sensitive Investigative Unit (SIU por sus siglas en inglés), entre 2008 y 2016, se declaró culpable de narcotráfico ante el juez

federal Brian Cogan en una corte neoyorquina.

La declaración de culpabilidad significa que Reyes Arzate colabora o colaborará con los fiscales y eso podría representar problemas para Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública de México y quien se encuentra preso en Nueva York acusado de narcotráfico y en espera de ir a juicio.

García Luna trabajó en México en más o menos la misma época que Reyes Arzate. Los fiscales del distrito sur de Nueva York han dicho que algunas pruebas en el caso de García Luna son las mismas que en el caso de Reyes Arzate. Ocurre lo mismo con pruebas que fueron mostradas en el juicio a Joaquín “El Chapo” Guzmán, exlíder del Cártel de Sinaloa.

El juez Cogan preside tanto el caso de García Luna como el de Guzmán, quien fue sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos.

Reyes Arzate fue enlace durante años entre la DEA y la policía mexicana. Sin embargo, Estados Unidos lo acusa de entregar información a cárteles de droga como el de los Beltrán Leyva y El Seguimiento 39, asociado al Cártel de Sinaloa, a cambio de miles de dólares.

El martes, Reyes Arzate le dijo a Cogan que entre septiembre y noviembre de 2016, “siendo yo integrante del servicio público mexicano y a cambio de un pago estuve de acuerdo en darle a una organización de narcotráfico datos que facilitarían la distribución de cocaína, estando consciente de que eso era un delito”.

En 2018, Reyes Arzate, apodado “La Reina”, fue sentenciado en Chicago a tres años de cárcel por pasar información a los carteles. Cuando estaba por cumplir esa condena, fue transferido a Nueva York y acusado de estos nuevos cargos de narcotráfico.

Según las autoridades estadounidenses, el exjefe policial tenía contacto de forma rutinaria con agentes de la DEA en Ciudad de México. La asistencia a los Beltrán Leyva ocurrió supuestamente a mediados y fines de la década de 2000. Estados Unidos sostiene que Reyes Arzate reveló a los carteles la identidad de una fuente de la DEA que, posteriormente, fue secuestrada y asesinada.

García Luna, quien fue secretario de Seguridad Pública de 2006 a 2012 durante el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón, se ha declarado inocente de acusaciones de narcotráfico. La fiscalía del distrito este de Nueva York alega que García Luna recibió enormes cantidades de dinero por parte del Cartel de Sinaloa, encabezado por Guzmán, a cambio de permitir que éste traficara cocaína a sus anchas.

García Luna dejó México en 2012 y se trasladó a Miami. Fue arrestado en 2019.